Como recientemente hemos podido leer en diversos medios de comunicación, se han hallado evidencias de la relación entre la bacteria causante de la gingivitis y esta enfermedad neurodegenerativa con la que cada día estamos más familiarizados. Por eso vamos a hablaros en esta ocasión de un gesto tan sencillo como una limpieza dental.

La limpieza dental o detartraje es uno de los tratamientos más habituales en las clínicas odontológicas y consiste en la eliminación de sarro y manchas de la superficie dental, tanto la superficie visible como la superficie subgingival, la que se sitúa por debajo de la encía, donde la presencia de sarro y bacterias tienen su papel más perjudicial. Se trata de un procedimiento rápido e indoloro que se realiza normalmente con ultrasonidos, una pieza que emite vibración y desprende el sarro de la superficie del diente, también se eliminan manchas provocadas por tabaco, café, vino…

El sarro, como señalamos anteriormente, puede encontrarse debajo de la encía, pudiendo causar gingivitis o enfermedad periodontal, lo cual propicia la retracción de la encía y la consiguiente pérdida de hueso y de inserción de la raíz del diente, dando lugar a problemas como sensibilidad o movilidad dental, pudiendo llegar a perder piezas dentarias por esta causa. Además de la relación reciente con una enfermedad como el Alzheimer, no es tan novedosa su relación con otros problemas crónicos como los cardiovasculares o la diabetes, donde está demostrado que un buen estado de las encías ayuda a mantener los niveles de glucosa en sangre en valores adecuados.

Lo normal es necesitar una o dos limpiezas dentales al año y siempre de la mano de un profesional, es la única manera efectiva de eliminar el sarro y es también la manera más frecuente de detectar otros problemas de salud dental tales como lesiones en mucosas, caries, etc.  Además se debe combinar con una correcta técnica de higiene en casa, que siempre incluye el uso de cepillo y seda dental.

¿Desgastan los dientes? ¿Duelen?

Contrariamente al mito y si se realiza correctamente, una limpieza dental no daña el esmalte. Puedes hacerte cuantas limpiezas sean necesarias (siempre bajo la prescripción del odontólogo) sin que estos se desgasten: las puntas ultrasónicas que se usan en la actualidad están especialmente diseñadas para no rayar ni estropear la superficie del diente.

Sí es cierto que las limpiezas dentales pueden ser molestas a veces, sobre todo si tienes los dientes y encías sensibles. En ocasiones, las raíces están más sensibles durante unos días, pero eso no quiere decir que haya ningún peligro.

Un dentista o higienista poco habilidoso o que trabaje con prisa también puede aumentar la sensación de dolor, por lo que lo mejor es que acudas siempre a las mejores clínicas dentales para realizarte tus limpiezas bucales.

 

Los 5 beneficios que obtendréis de un gesto tan simple:

1 – Estética.

Algunos hábitos, tales como el consumo de tabaco o el consumo de café, té y otras bebidas pueden manchar los dientes. Una limpieza bucal profesional te ayuda a mantener unos dientes más limpios y blancos.

Aunque sin duda, lo más importante es la eliminación de la placa y el sarro. Ya que la acumulación de bacterias puede ser la causante del desarrollo de enfermedades periodontales, caries, y otras patologías. ¿El resultado final? Una sonrisa sana y brillante.

2 – Prevención del sangrado de encías.

La enfermedad de las encías (periodontal) es una infección bacteriana causada por la placa, una película pegajosa e incolora llena de bacterias que se adhiere a los dientes. A medida que la placa se acumula en la dentadura, se endurece y se convierte en sarro que puede ser difícil de quitar. Las bacterias de la placa producen toxinas que irritan las encías, provocan sangrado y causan inflamación y gingivitis. Si no se eliminan las bacterias y la inflamación continúa, se puede destruir el tejido de las encías y la enfermedad pasará a estados más avanzados.

3 – Prevención del Alzheimer.

Investigadores de la Universidad de Central Lancashire (UCLan) Facultad de Medicina y Odontología en Inglaterra encontraron lipopolisacáridos de bacterias presentes en la enfermedad de las encías (la superficie de la bacteria) en cuatro de las muestra de los pacientes con demencia y en ninguna de las muestras de los pacientes que no tenían demencia. Las bacterias pueden entrar en el torrente sanguíneo a través de actividades cotidianas como comer, masticar y cepillado de dientes. Una vez en el torrente sanguíneo, las bacterias pueden llegar a otras partes del cuerpo.

Los investigadores plantearon la hipótesis de que cuando las bacterias llegan al cerebro, pueden desencadenar una respuesta del sistema inmune (como lo hacen en la boca), matando células. Esta respuesta inmune cerebral podría ser un mecanismo que conduce a cambios en el cerebro, lo cual es típico en la enfermedad de Alzheimer. Podría desempeñar un papel en causar síntomas tales como confusión y deterioro de la memoria.

4 – Mantenimiento de una buena salud general.

Estudios recientes afirman la relación directa entre las enfermedades periodontales y las enfermedades sistémicas tales como problemas cardiovasculares, diabetes, etc. Una limpieza dental cada seis meses te ayudará a mantener tus dientes sanos, minimizando así el riesgo de que esa infección bucal se disemine por el organismo.

5 – Detección precoz de otros problemas de salud dental.

Una limpieza bucal profesional evita futuras extracciones, implantes u otros tratamientos derivados de una mala higiene bucal. Beneficio para la salud bucal y el bolsillo.

 


Tenemos una oferta 2x1 en limpieza dental que puede interesarte.
Si deseas que se te aplique, déjame tus datos.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar